Debilidad

Por Julio Frailan

Entre caos y estrés está la movida del día a día. Constantemente el ritmo te atrapa y te hace andar a su caminar, tratando de ver a los lados para un poco oxigenar, sintiendo el espacio reducirse al pasar las horas, mientras el planeta gira cada vez más.

El oxígeno se reduce y tu cuerpo no lo logra compensar, haciendo emane el reptil que tenemos habitando dentro de nuestro inconsciente y reaccionando al instinto básico de cazar o ser presa de la sociedad.

Se evapora el pensamiento y grisáceo se logra observar, lo que se quiere no se entiende entre nubes de codicia y maldad.

¿Rutina o karma lo podríamos llamar? Prueba de fuego en esta tercera dimensión fuerte por la toma de la oscuridad.

 

[the_ad id=”3726″]
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Leer más

País bermejo

Por Igor García En aquella nación lloviznaba tenuemente, al punto de que sus habitantes no percibían que las…
Leer más