Médico especialista explica la alta predisposición al cáncer de piel en Venezuela

Por Blanca Hurtado Nederr

Andrés Eloy Soto Montenegro es Cirujano Plástico, Estético, Reconstructivo y Maxilofacial. Desde el Hospital Dr. Domingo Luciani, ubicado en El Llanito, Caracas, cumple junto a otros adjuntos una labor incansable y heroica: la de tratar pacientes con múltiples patologías y graves lesiones en la piel como quemaduras, cicatrices patológicas, labio paladar hendido y cáncer de piel, entre otras, esta última con alta predisposición en Venezuela debido a su condición de país tropical.

La constante exposición a los rayos ultravioleta, el tabaquismo y la alimentación son factores de riesgo que los venezolanos deben tener en consideración desde temprana edad para evitar un efecto acumulativo. Recibir formación sobre el tema resulta fundamental y por esa razón el próximo 13 de junio se realizará, en el piso de 2 de este hospital caraqueño, la VIII Jornada de Despistaje de Cáncer Piel, actividad a la que pueden asistir -de manera gratuita- niños y adultos.

Aunque para muchos las pecas representan un elemento estético, sus cambios de tamaño y color son razones para asistir a una consulta médica. Ocurre igual con los lunares que crecen, presentan prurito, escamas y -en algunos casos- sangran.

Adicional al servicio que ofrece en el Hospital Domingo Luciani, el doctor Andrés Eloy Soto Montenegro tiene una consulta privada en el Centro Médico Quirúrgico Medina’s , situado en Chuao, Caracas,  donde realiza tratamientos estéticos como rinoplastia, mamoplastia de aumento, blefaroplastia y rejuvenecimiento facial, entre otros.

El equipo de Seis Grados conversó con este médico venezolano para conocer qué tan común es el cáncer de piel en el país y la importancia de la detección temprana. El encuentro también sirvió para hablar sobre la rinoplastia, la cirugía estética más solicitada por pacientes.

-Cuando hablamos del cáncer de piel, ¿qué aspectos se deben tener en consideración para que una persona diga: ‘esto es alarmante y me debo tratar’?

Si hay una reciente lesión que tenga bordes irregulares, que sea de múltiples colores, que sea pruriginosa, que sea escamosa, que no sane o si se trata de alguna lesión, lunar o tipo de mancha en la piel que estuvo toda la vida con una persona de manera igual y de pronto comienza a cambiar, a crecer, a escamar, a sangrar, todo eso debe ser motivo de consulta para que el especialista -sea el cirujano plástico reconstructivo o el dermatólogo- pueda evaluarlo, orientarlo y -si es necesario- tomar biopsia para hacer diagnóstico.
No es que porque soy pecoso no voy a ir al dermatólogo, al cirujano plástico. Hay que estar consciente de eso.

-¿Cuáles son las áreas más propensas a padecer cáncer de piel?

Las áreas de exposición al sol son las más frecuentes: la cara, el cuello, el tórax, la parte de las manos y de los brazos. Eso no quiere decir que los rayos ultravioleta no traspasan la ropa o que la gente que está trabajando bajo techo piense que no le pega la luz ultravioleta o que hay otras luces que no le afecten, y si es así.

Otro aspecto es que el efecto de la luz solar es acumulativo, el daño sobre la piel es acumulativo, es decir, que si una persona tomó muchísimo sol durante 30 años y después lo dejó de tomar, tiene una gran predisposición a poder producir un cáncer de piel porque ya estuvo 30 años llevando mucho sol, entonces cualquier cosa extra ya va a sumar. No es que dejó de tomar sol y ya eso quedó allí. No, ya ese acumuladito está, entonces hay que tener mucho cuidado, por eso las personas de la tercera edad son las que más presentan cáncer de piel porque ya han llevado mucho sol y existen muchos otros factores: hay factores intrínsecos, extrínsecos que son muy variables y otros que son inherentes a cada individuo.

¿Además del sol influyen otros factores?

Muchos, la gente de piel muy blanca está más predispuesta y el factor genético. Hay personas que ya tienen una carga genética, va ese gen allí y pues tienden a manifestar este tipo de cáncer más frecuentemente que otras personas. También el tabaquismo, la alimentación, el estrés, todos estos factores influyen muchísimo en que las personas puedan presentar o no lesiones de cáncer de piel.

-¿Qué tan frecuente es el cáncer de piel en Venezuela?

Más de lo que nos imaginamos y cada vez más porque evidentemente sabemos el alto costo de la vida, de los protectores solares, etcétera, y para muchas personas la prioridad es comer, es transporte, es colegio y estamos en modo supervivencia en Venezuela, pero también no podemos olvidar que nuestra salud es lo primero. Sin salud no hay nada y buena parte de cuidar la salud implica poder usar estos protectores solares.

Venezuela es un país tropical y los rayos ultravioleta son los que más motivan o hacen que aparezca el cáncer de piel. Las personas deben saber cuidarse en un clima como este. Usar protector solar en la mañana, al mediodía y en la tarde, es decir, cada cuatro horas. Eso lo hacen muy pocas personas, pero es algo que todos deberían hacer.

– En esta oportunidad se llevará a cabo la VIII Jornada de Despistaje de Cáncer de Piel,  ¿cómo se desarrollará la actividad?

A los pacientes se les darán charlas orientadoras sobre cómo cuidar la piel, qué es la piel, cuáles son los más comunes y cuál es el tratamiento. Posteriormente se evalúa paciente por paciente, todos los que tengan alguna lesión o tengan alguna inquietud, alguna sospecha de cáncer de piel.

Luego le diremos si necesita una biopsia. Dependiendo del resultado, si es el algo benigno o maligno, se le realizaría el tratamiento quirúrgico y ya la persona estaría curada.

La idea es educar, prevenir y, además, si hay personas que tengan estas sospechas o estas lesiones, tratarlas adecuadamente. Es un apoyo que venimos prestando en el Servicio de Cirugía Plástica, Reconstructiva Y Maxilofacial del Domingo Luciani por iniciativa propia.

Antes trabajábamos en conjunto con los dermatólogos, porque también teníamos Servicio de Dermatología en el hospital, pero desde que se fueron los últimos doctores del país lo estamos haciendo nosotros. Lo ideal es trabajar con dermatólogos que son los encargados no de la parte quirúrgica pero sí de la piel.  Sin embargo, este año se invitó a la Sociedad de Dermatología que prestará el apoyo con la asistencia de algunos dermatólogos a esta jornada.

– Aproximadamente, ¿cuántas personas atienden en estas jornadas y de ese total cuántas han tenido un diagnóstico de cáncer de piel?

Es variable. Ha ido incrementando. Antes había 80 personas cuando se comenzó, luego 100 – 200 – 300, ya vamos por 500 pacientes, un número bastante grande. De allí más o menos 50 – 80 pacientes el año pasado tuvieron un diagnóstico y se trataron en el hospital sin ningún problema.

– En su condición de cirujano plástico seguramente es muy solicitado para tratamientos estéticos, ¿considera que han mermado por el momento país?

Sí, muchísimo. Hasta hace unos años era más económico hacerse estos tratamientos aquí en Venezuela, ya eso no es así. Las prioridades del venezolano han variado, la prioridad ahora es para la comida, el transporte, para las cosas básicas y ya no les alcanza para hacerse los tratamientos estéticos como se los hacían anteriormente.

– De los tratamientos faciales y corporales que ofrece, ¿cuáles son los más frecuentes y por qué?

La rinoplastia y mamoplastia son las dos cirugías más solicitadas en mi consulta privada. La rinoplastia porque es una cirugía muy frecuente, hay personas que no se sienten a gusto con su nariz y eso tiene efectos en su vida. Tengo pacientes que antes ni siquiera se tomaban una foto, después de la cirugía se toman muchas selfies porque se sienten más seguros.

En cuanto a la mamoplastia pasa igual. He tenido pacientes que en la primera consulta no se atrevían ni a mostrar sus mamas y después de la cirugía lo hacen sin ningún problema porque se sienten a gusto con su imagen y aumentan su autoestima.

-¿Ha recibido en su consulta pacientes con Trastorno Disfórmico Corporal?

Muchos. A la mayoría los he logrado detectar gracias a mi formación. Este tipo de pacientes hay que remitirlos de inmediato a médicos psiquiatras para que puedan tratarlos de manera adecuada.

– Algunas personas piensan que se puede prescindir de los tratamientos estéticos, ¿cómo lo ve siendo cirujano plástico?

Para mi la estética va mucho más allá de cómo se puede ver una persona. Asumo la estética como un equilibrio entre lo interno y externo. Si hay algo de eso que se pueda cambiar o mejorar para sentirse mejor y crecer o seguir creciendo como persona, perfecto lo hago.

La coherencia es la clave para mi en la vida, así como también lo es llevar el equilibrio entre el crecimiento espiritual, científico, profesional y físico. A veces uno por el trabajo o por el estilo de vida abandona un poco el físico, eso no está bien.  

Considero que la competencia tiene que ser siempre contigo mismo, además de tener siempre las mejores intenciones y esforzarte por ser mejor día a día como ser humano, como profesional. Mi único objetivo es superarme a mí mismo todos los días y reconocer dónde pueden estar mis fortalezas y fallas.

Andrés Eloy Soto Montenegro se graduó de médico en la Universidad de Carabobo. Posteriormente, se trasladó a Caracas para cursar el postgrado de Cirugía General en el Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño y el postgrado de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Maxilofacial en el Hospital Dr. Domingo Luciani.

En sus consultas públicas y privadas ha realizado más de 10.000 operaciones. Ha asistido a más de 500 congresos y cursos nacionales e internacionales.

El Servicio de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Maxilofacial del Hospital Domingo Luciani se encarga de toda la parte reconstructiva y estética. Se realizan cirugías reconstructivas en pacientes que tienen traumatismos faciales, se hacen cirugías estéticas en cara y cuerpo y cirugías post bariátricas. Igualmente, se trabaja todo lo relacionado a la parte reconstructiva oncológica. Se tratan malformaciones congénitas, se llevan a cabo cirugías de mano en conjunto con el Servicio de Cirugía de Mano y -de manera conjunta con el Servicio de Neurocirugía- se ayuda a la reconstrucción de los pacientes que nacen con Mielomeningocele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like