¿Cómo se beneficia el gobierno con las remesas a Venezuela? - Seis Grados - Experiencias que nos conectan
¿Cómo se beneficia el gobierno con las remesas a Venezuela?

¿Cómo se beneficia el gobierno con las remesas a Venezuela?

La verdadera motivación del Gobierno es de tipo financiera. En Venezuela existe una grave crisis económica; los ingresos en divisas cayeron fuertemente, incluso antes del bloqueo económico, y el terrible manejo de la política fiscal, monetaria y cambiaria, han hecho que el gobierno considere cualquier fuente de ingresos en moneda extranjera, entre ellas las remesas que ingresan a Venezuela

Por Jaime Quijada

Durante la última década, la política cambiaria en Venezuela ha sido sumamente compleja e ineficiente, con múltiples tipos de cambio simultáneos, brechas altas, y dirigidos a distintas sujetos especiales.

Recientemente la esperanza llegó cuando se unificaron los dos tipos de cambio (Dipro y Dicom),  y sólo quedó un único tipo de cambio oficial; el Dicom, sin embargo la alegría duró poco en el país petrolero, ya que el pasado 8 de junio el entonces Vicepresidente de la República y hoy Vicepresidente del Área Económica, Tareck El Aissami, autorizó a tres casas de cambio (Zoom, Italcambio e Insular) para utilizar un tipo de cambio alterno. Lo curioso es que éste sólo aplica para recibir remesas del exterior.

Así que, actualmente en Venezuela existen dos tipos de cambio, el primero conocido como Dicom, el cual en teoría es el marcador oficial de la economía nacional, ya que es mediante este mecanismo de “subasta” que se pacta entre oferentes y demandante a nivel nacional, cotizándose en Bs./USD 115.000 al momento de redactar este artículo, y el segundo es el más reciente, que sólo aplica para la recepción de remesas, y que se cotiza en Bs./USD 2.500.000, es decir, en Venezuela se paga casi 21 veces más bolívares al que recibe una remesa, que a los oferentes nacionales del Dicom.

Para ilustrar esta situación podemos usar un caso hipotético: si una empresa nacional que exporta parte de su producto y tiene una posición en dólares en el país, desea vender 1.000 USD para financiar un proyecto de inversión, deberá vender sus divisas mediante la plataforma que ofrece el Gobierno (Dicom), donde recibirá aproximadamente 115 Millones de bolívares, sin embargo, si una joven en el extranjero desea enviar 1.000 USD a Venezuela para una actividad no productiva, el Gobierno lo premia con una tasa preferencial y recibirá 2.5 millardos de bolívares. Lo cual es un mensaje muy desalentador para todas aquellas personas, naturales y jurídicas, que desean realizar inversiones en el país mediante la venta de moneda extranjera.

 ¿Por qué establecer una tasa especial para las remesas?

La verdadera motivación del Gobierno es de tipo financiera. En Venezuela existe una grave crisis económica; los ingresos en divisas cayeron fuertemente, incluso antes del bloqueo económico, y el terrible manejo de la política fiscal, monetaria y cambiaria, han hecho que el gobierno considere cualquier fuente de ingresos en moneda extranjera, y dado el gran éxodo de los últimos años, este negocio ha llamado la atención de los dirigentes del Gobierno. Desde hace años las casas de cambio han hecho propuestas a los encargados de la política cambiaria (Ministerio de Economía y Finanzas en conjunto con el Banco Central de Venezuela) intentando lograr un escenario similar a este, en el que exista un tipo de cambio más real, que permita generan incentivos y confianza en los ciudadanos. Sin embargo, la existencia de ambos tipos de cambio en simultáneo genera grandes problemas a la economía, como arbitraje, desincentivos para los oferentes de divisas en el  Dicom, entre otros.

¿Por qué las remesas son tan atractivas?

Generalmente las ganancias registradas por la actividad cambiaria en el resto del mundo, suelen ser muy bajas, producto del spread de tasas que se genera entre el precio de compra y el precio de venta de las monedas, y oscila alrededor del 3%, sin embargo en este caso, el precio de compra de las casas de cambio es de casi la mitad del precio al que se cotiza la moneda estadounidense en el mercado paralelo, es decir, el spread de ganancia bruta es de aproximadamente 40%.

La clave de todo esto está en dos variables, la primera es el spread de precios entre el dólar paralelo del mercado y el de las tasas oficiales, el cual es sumamente alto, y la segunda es la base, es decir, la cantidad de dinero a la que se le aplica ese spread. Recientemente una estimación realizada en la Universidad Simón Bolívar durante el foro ¿Salir de esto o salir de aquí? presentado por la profesora Claudia Vargas, reflejó que existen aproximadamente entre 3 y 4 millones de venezolanos en el extranjero, el cual es un dato crucial para evaluar la rentabilidad de este negocio.

Caso hipotético

Asumiendo que efectivamente hay 4 millones de venezolanos viviendo en el extranjero, y que cada uno envía en promedio 100 USD a su país natal vía remesas, esto genera las siguientes cifras:

Se envía aproximadamente 400 Millones de USD al mes o 4.8 Millardos al año.

Si a esto le aplicamos la tasa de ganancia cambiaria, veremos que las remesas representan un negocio de 144 millones de USD al mes o 1.78 millardos al año. En un entorno de escasez de divisas y bloqueo económico, esto es como agua en el desierto.

Consideraciones

La existencia de estos dos tipos de cambio genera desequilibrios en la economía, desincentiva a los inversionistas, promueve un arbitraje insano, y es una estrategia poco efectiva, ya que la tasa autorizada para las remesas, pese a ser casi 21 veces mayor que la publicada en Dicom, sigue siendo casi la mitad del tipo de cambio paralelo, es decir, sigue sin ser la tasa más atractiva, y no lo será, ya que la misma se establece por un decreto, y esto la hace ineficiente.