Los vengadores: Drama Infinito - Seis Grados - Experiencias que nos conectan
Los vengadores: Drama Infinito

Los vengadores: Drama Infinito

Por @staylgh

Partamos del hecho de que para Marvel Studios ya no existen películas independientes. Todo forma parte de un entramado mayor que no necesariamente es mejor. La película ya no importa sino su conexión con las anteriores y especialmente con las siguientes. Cada producción es una eterna transición que podrá renovarse pero mientras recaude mil millones en taquilla no terminará. Así que me pregunto: ¿A dónde va todo esto? ¿Cuál es el último fin de este arco argumentativo? ¿Cuándo los superhéroes en cine dejarán de ser fantasías falocéntricas de poder de occidente para el mundo? Hay quien compara este género con los inicios del Western, ojala sean capaces de evolucionar como estos últimos para regalarnos también auténticas obras maestras. De momento el MCU ha estancado el género en la temporada 7 de The Big Bang Theory, luego de la chispa evolutiva de la mano del Caballero de la Noche.

Avengers 3 parte 1 (Ahora renombrada sencillamente como Avengers 3) se centra en la cruzada de Thanos por hacerse con las gemas del infinito (amago argumentativo que ya estaba claro en anteriores producciones) para obtener los poderes de un Dios. Tratándose del personaje protagonista en este caso (valiente intento, por cierto), es necesario dotarlo de cierta humanidad para que el respetable sea capaz de empatizar con él. Aquí comienzan los problemas: en el actual MCU; nunca han habido tonalidades grises, de manera que aunque presenten a un Thanos reflexivo y sufrido, nunca es creíble porque parece insertado en un universo al que no pertenece. Su relación con Gamora existe únicamente para cumplir ese fin  argumentativo, e igualmente termina violando la propia diegética al superar la prueba del Alma con su sacrificio, siendo claro que en ningún momento la quiso por más que pongan lágrimas en sus purpuras mejillas. La narración de su encuentro es insulsa e insuficiente. ¿Por qué la elige a ella? ¿Cuál fue el fin del genocidio de su raza? ¿Por qué la joven Gamora no parece sufrir?

La propia justificación ideológica de Thanos trastabilla más de un vez: ¿Si le importa tanto el universo, por qué trata tan ferozmente de destruirlo? ¿No podría simplemente utilizar sus poderes de Dios para solventar los problemas que dice percibir? Y en última instancia: ¿Quién es este tipo que apenas vemos unos pocos minutos en pantalla y se vuelve repentinamente el clímax de casi una veintena de películas?

Sus secuaces sufren de una escandalosa falta de personalidad que queda claramente evidenciada ante tanto personaje reconocible. No hablemos ya del ejército de bolsillo cuyo único fin fue forzar la batalla en Wakanda para tener al renegado Capitán América dando hostias. Si esto se titulaba Guardianes de la Galaxia y Thor, hubiera tenido más sentido y nos hubiéramos ahorrado los insufribles e insustanciales arcos de Wanda y el Capitán. Quienes crean que poner diálogos explicativos entre superestrellas mientras los vemos hablar estáticamente es suficiente para entretener a la audiencia, nos están tomando por imbéciles. No amigos, ni basta con arrojarnos dinero a la cara. Llegamos ahora al revolucionario final del que tanto se ha hablado. A parte del melodrama del adolescente rogando por su vida, la verdad es que se trataría de un final verdaderamente interesante si fuera el verdadero final, pero obvio (y lamentablemente) no lo es.

 

 

Si entendemos esto como Avengers 3 parte 1 es claro que toda esa gente volverá luego de este cliffhanger de serie de televisión (la verdadera estrategia del MCU). Mientras que si entendemos esto como simplemente Avengers 3, toda esta gente igualmente volverá para la parte 4, de manera que me pregunto: ¿Cuál es el verdadero impacto de todas esas muertes? ¿A quién matas en realidad si decides aniquilarlos a todos? Truco barato para buscar la lágrima fácil y llamar atenciones incautas que ha funcionado a la perfección. No digamos ya que esta resolución se acerca peligrosamente a los comics norteamericanos con su dinámica de divisiones espacio-temporales donde básicamente cualquier cosa es posible en una dimensión paralela… vaya manera de banalizar cualquier historia y que no les quede duda que así será. El mismo Dr. Strange se ocupa amablemente de dejarlo verbalmente claro para el espectador aún más idiota. Si a esto le sumamos que a nivel técnico no fui capaz de observar trabajo identificable de cámara o inclusive banda sonora representativa que sí estuvo presente en la primera parte. Un ritmo descompensado que batalla constantemente para explicar demasiadas subtramas sucediendo a la vez y tratar de cumplir el contrato en minutos de tanta superestrella.

IGN España

No digamos ya que no existe salida argumentativa del embrollo que Thanos nos ha metido, solo queda viajes en el tiempo y/o dimensiones o traer a un ser aún más poderoso al estilo Dragon Ball (Capitan, nunca mejor nombrada, Marvel).

Concluyó que nos encontramos ante un producto sensiblemente mediocre que sin embargo es capaz de recoger efectivamente la cosecha de estos últimos diez años, aunque sus frutos sean amargos, marchitos e insípidos. Lo único que soy capaz de rescatar es la identidad en pantalla de Los Guardianes de la Galaxia que juntos siguen siendo los personajes más auténticamente carismáticos en todo el universo, especialmente ese huraño Groot adolescente, todo un millennial.

Por lo menos Deadpool 2 sí que vale la pena.