La crisis, protestas y violencia gestaron la resolución de la OEA - Seis Grados - Experiencias que nos conectan
La crisis, protestas y violencia  gestaron la resolución de la OEA

La crisis, protestas y violencia gestaron la resolución de la OEA

El documento aprobado el 5 de junio de 2018 declara ilegítimo al gobierno de Nicolás Maduro, llama al respeto de la democracia y los derechos humanos y abre paso a sanciones continentales a funcionarios.

Por Manuel Tovar @mentetransfuga

Por años la OEA ha sido un escenario en el que los venezolanos han puesto sus aspiraciones, esperando algún tipo de guiño de la comunidad internacional. Hasta ahora no habían podido recoger frutos. La Organización de Estados Americanos –o de gobiernos- ha sido vista como un elefante blanco e ineficiente, que poco puede trasladar sus recomendaciones, exhortos y resoluciones a elementos que logren amainar la crisis política, económica, social y humanitaria y a la vez emprender pasos en el camino de la democracia.

La resolución del 5 de junio de 2018 es fundamental para el caso venezolano porque es la primera vez desde casi una década que se logra un señalamiento contundente, a favor de la democracia y los derechos humanos, que ampara el posible uso de sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, lo declara ilegítimo y abre el espacio para una posible suspensión de la nación del organismo.

Pero fue una combinación de factores los que sirvieron para lograr un importante cambio tras los aciagos días en los que la diputada María Corina Machado no fue atendida en el foro, o los de 2017 cuando no se alcanzaran los votos en México para lograr una resolución – o suspensión- al gobierno.

La obtención de la Asamblea Nacional en 2015

El hecho de que el gobierno nacional haya perdido con mayoría calificada afectó severamente su hegemonía en el control de los poderes públicos. El triunfo opositor sirvió para lograr una mayor contraloría de los manejos económicos del país e impidió además que el Ejecutivo pudiese continuar legislando a su medida. Por otra parte, también sirvió para lograr que se reconociera que en Venezuela no había independencia de poderes, un factor importante para el punto en el que se está hoy. De hecho, muchos Estados consideran a la Asamblea Nacional de Venezuela como el único poder electo por la población, sin amaños ni comicios contaminados por sospechas de fraude.

Diplomacia parlamentaria

Los diputados de oposición visitaron muchos Parlamentos de la región y fuera del continente. Además, crearon el clima propicio para consolidar grupos de amistad, ofrecieron otro punto de vista sobre la crisis en distintos países y llevaron muchos detalles de la situación actual que sirvió para que sus pares en otras latitudes constataran y llevaran ante sus Ejecutivos el caso venezolano.

 

La salida de José Miguel Insulza y la llegada de Luis Almagro

Indiscutiblemente Almagro es un factor determinante. Si bien algunas expertos consideran que el papel del secretario general ha rozado con la militancia opositora respecto al caso venezolano, el ex canciller uruguayo y miembro del Frente Amplio, busco el restablecimiento de la figura del Estado –gobierno y sociedad civil- y surgió como una imagen revitalizadora de la Organización de los Estados Americanos, que cayó en una suerte de inercia bajo la dirección de los populismos que dirigieron varios países del continente en los primeros años del siglo y bajo el silencio perenne del chileno Insulza. Para el momento de la elección del uruguayo el gobierno venezolano lo consideraba como una ficha a fin de su causa socialista y revolucionaria. Sin embargo, y desde su llegada a Washington en 2015, Almagro ha sido punta de lanza contra el gobierno de Nicolás Maduro. Sus informes para los países miembros de la organización y ahora Corte Penal Internacional han sido esenciales en el proceso a Venezuela.

Protestas de 2017, brutalidad y registros de tortura

La población tuvo un rol determinante en los hechos del año pasado. Que diversos sectores, sin importar la tendencia política, el estrato social o la ubicación geográfica se unieran en un reclamo general fue impactante para la opinión pública mundial que presenció también la represión brutal que incluyó asesinatos, prisión y tortura. La documentación gráfica, relatos y testimonios de las atrocidades captadas por la población y los medios de comunicación son hoy una importante herramienta de presión al Ejecutivo que busca el camino para rescatar su legitimidad ante la comunidad internacional, aunque difícilmente puede limpiar su imagen tras la comisión de crímenes de lesa humanidad. 

Crisis económica y emergencia humanitaria

El recrudecimiento de la crisis económica en el país, la entrada en hiperinflación así como el aumento del desabastecimiento y la pobreza han modificado la forma en la que se ve el país en el exterior. Las imágenes de decenas de venezolanos comiendo de la basura, así como los cientos de reportes de personas que están desnutridas por no poder conseguir alimentos o por no tener con que comprarlos y de pacientes que mueren por falta de medicinas ha empujado a muchos venezolanos a salir del país buscando mejores oportunidades.

Migración en masa

La llegada masiva de un flujo de venezolanos, bien sea caminando, en autobús, embarcaciones, o aviones ha creado un desajuste en los países receptores que no están acostumbrados a captar tantos inmigrantes de una forma tan abrupta. Por otro lado, la diáspora ha causado la expansión de enfermedades que se creían controladas y creado problemas sociales en especial en ciudades fronterizas como Cúcuta, Colombia; Boa Vista, Brasil y las pequeñas islas del Caribe.

migracion-venezolana
Foto El Nuevo Diario

Torpeza diplomática del gobierno

Los diferentes epítetos proferidos por representantes del gobierno, desde el jefe del Ejecutivo, hasta sus cancilleres, embajadores y demás representantes, así como las mentiras evidenciadas cotidianamente han llevado a la degradación de las relaciones. Las representaciones diplomáticas, muchas de ellas con embajadores expulsados, cuentan con menos funcionarios y se manejan a nivel de encargado de negocios o funcionarios de menor rango que se encargan estrictamente de asuntos consulares, pero no de manejo político o integración con Venezuela.

¿Qué lectura se puede hacer de la votación?

El gobierno de Venezuela mucho ha intentado mostrar que lo ocurrido en Washington fue por una parte fruto de amaños procesales en el seno de la organización o políticas de élites, incluso ha señalado que es un nuevo ataque imperialista del que salieron victoriosos.

Los voceros oficiales hablan de la incapacidad de Estados Unidos y del Grupo de Lima de hacer aumentar su caudal de votos en especial con los países del Caribe y las naciones que no han querido unirse a su causa como Ecuador y Uruguay.

Pero hay que recordar que apenas hace 4 años los votos eran en su mayoría favorables al gobierno. Sin duda alguna la resolución es contundente y reivindica todos los puntos que venía solicitando la oposición.

Por otra parte es un fracaso estrepitoso para el gobierno que solo tres países lo apoyen y dos de ellos pequeñas islas que tienen poco más de 200.000 habitantes, cuando solían contar con las mayorías en los foros internacionales. El hecho que 11 países prefirieran no emitir juicios sobre el caso puede ser mal visto por muchos venezolanos y naciones que respetan los derechos humanos, pero implica un avance significativo. Estas naciones decidieron no entorpecer la toma de decisiones, simplemente prefirieron guardar silencio y eso a la postre permite y favorece no solo un proceso en defensa de la democracia sino que se supera el escollo de la inercia en la que había caído la OEA.

Foto Telesur.tv

¿Qué países modificaron su posición de forma relevante?

12 naciones modificaron su voto en la sesión respecto a la anterior. El giro más sorprendente de postura fue el de República Dominicana que pasó a apoyar la resolución cuando usualmente se abstenía tratar el tema, el detonante fue el fracaso del diálogo que el Ejecutivo entorpeció y del cual fueron sede.

Otros países que cambiaron su postura de favorecer al gobierno a la abstención fueron Ecuador, El Salvador, Granada, Haití, Nicaragua y San Cristóbal y Nieves. El caso de Ecuador es llamativo, tras la salida de Rafael Correa de la Presidencia Quito ha buscado, paulatinamente, cambiar su postura en diferentes temas sin importar que quien detenta el más alto cargo político del país era el delfín de Correa, Lenín Moreno. El mandatario ha abierto el espectro a otras tendencias que no son las de la izquierda contemporánea a Chávez. Además ahora detenta la presidencia de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas y no puede lucir como un Estado que apoya a regímenes de dudosa legitimidad y récord democrático.

Nicaragua, también destacó, por su coyuntura actual de inestabilidad y protestas contra Daniel Ortega, por lo que decidió abstenerse, a ellos se le sumó El Salvador –dirigido por el ex guerrillero Salvador Sánchez Ceren-, Granada, Haití, y San Cristóbal y Nieves. Igualmente Antigua y Barbuda, Belice, Suriname y Trinidad y Tobago.

Otro caso significativo fue el de Uruguay que decidió abstenerse, según analistas como un voto castigo hacia la actuación de Almagro.