Debilidad

Por Julio Frailan

Entre caos y estrés está la movida del día a día. Constantemente el ritmo te atrapa y te hace andar a su caminar, tratando de ver a los lados para un poco oxigenar, sintiendo el espacio reducirse al pasar las horas, mientras el planeta gira cada vez más.

El oxígeno se reduce y tu cuerpo no lo logra compensar, haciendo emane el reptil que tenemos habitando dentro de nuestro inconsciente y reaccionando al instinto básico de cazar o ser presa de la sociedad.

Se evapora el pensamiento y grisáceo se logra observar, lo que se quiere no se entiende entre nubes de codicia y maldad.

¿Rutina o karma lo podríamos llamar? Prueba de fuego en esta tercera dimensión fuerte por la toma de la oscuridad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Leer más

Miradas

Por Luis Manuel Ruiz La mujer me observa con una mirada inconfundiblemente morbosa. Tendrá unos…
Leer más